"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

miércoles, 11 de abril de 2012

Dos monedas

Una madre quería enseñar a su hija una lección sobre la ofrenda y le entregó dos monedas para la misma – una de un peso y la otra de diez pesos. Con eso, la madre le dijo: "Hijita, pon una moneda en la ofrenda y puedes quedarte con la otra". Al salir de la iglesia la madre preguntó, "hija, ¿cuál de las dos monedas pusiste en la ofrenda?". La hija contestó, "pues yo iba a entregar la de diez pesos, pero poco antes de tomar la ofrenda, el hombre detrás del púlpito dijo que debemos ser dadores alegres. Yo estaba convencida de que pudiera ser mucho más alegre si ofrendara el peso. Así que me quedé con la de diez”.
El apóstol Pablo escribió a los corintios: “Acuérdense de esto: El que siembra poco, poco cosecha; el que siembra mucho, mucho cosecha. Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9.6-7). Cristo sembró su vida por nosotros y cosechó nuestra eterna salvación. “¡Gracias a Dios, porque nos ha hecho un regalo tan grande que no tenemos palabras para expresarlo!” (2 Corintios 9.15).

No hay comentarios:

Publicar un comentario