"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

lunes, 16 de abril de 2012

Origami del Señor

Ayer, en un programa de televisión, mostraron una clase de origami, donde me enteré que el término proviene de dos palabras japonesas que significan «plegar papel». En este proceso, se realizan pliegues y rayas en un trozo de papel para transformarlo en objetos de todo tipo y tamaño. Los alumnos plegaban muchos pedazos de papel uno tras otro y, con ellos, daban forma a cuerpos de diferentes colores y diversas medidas.
Mientras le daban una forma nueva y maravillosa a un simple trozo de papel, pensé en cómo el Señor nos moldea y acomoda a nosotros en la debida forma y en el respectivo lugar en la vida. En primer lugar, usa circunstancias para hacernos “doblar” las rodillas y acudir a él en arrepentimiento y fe. Luego, en su gracia, perdonando nuestros errores, nos transforma en personas más semejantes a Cristo, “conformes a la imagen de su Hijo” (Romanos 8.29).
¿Tu vida ha sido “doblada” de manera inesperada? Recuerda que “es Dios quien nos ha hecho; él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano” (Efesios 2:10). Somos su obra de arte no terminada todavía. El Señor puede utilizar las idas y venidas de nuestra vida para hacernos más fuertes y capaces en Cristo Jesús.
Cierro con uno de mis textos bíblicos más apreciados: “Pon tu vida en las manos del Señor; confía en él, y él vendrá en tu ayuda” (Salmo 37.5).

No hay comentarios:

Publicar un comentario