"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

miércoles, 6 de junio de 2012

La vida en días bíblicos

El vestuario de una persona de los tiempos bíblicos era bastante poco. Debajo de la túnica se llevaba (no siempre) un calzón, y ello quedaba complementado por algún tocado en la cabeza. El calzado y el manto eran opcionales. Las ligeras variaciones en la vestimenta durante los tiempos bíblicos eran en el color, material y estilo, más que en la forma básica. Este tipo de vestuario era el más adecuado para un clima cálido. Pablo emplea la túnica, ceñida en la cintura por un cinto, como metáfora del estilo de vida del pueblo escogido de Dios, “vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Colosenses 3.12). Todos entendían que se refería a los elementos básicos. La prenda interior, cuando se usaba, tenía bien la forma de calzón, bien la de un pequeño pañete que rodeaba los lomos. Pedro llevaba el calzón cuando estaba “desnudo” o “despojado de ropa para trabajar” en la barca de pesca de su familia (Juan21.7). Jesús fue crucificado vestido sólo el calzón, porque los soldados ya se habían apoderado de su túnica (Juan 19.23).
Extraído de La Biblia en las Américas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario