"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

lunes, 16 de julio de 2012

Creo en la Biblia

La Biblia ejerce una influencia positiva en nuestra conversación, conducta, y en nuestro carácter. Por tanto, podemos confiar en la verdad de las Escrituras. He aquí tres razones por las cuales creer en ella:
Jesús creía en la Biblia. Nuestro Señor confirmó la validez del Antiguo Testamento al utilizarlo. Citó profecías de Isaías para desmentir la falsa piedad de los fariseos (Marcos 7.6-13). Más tarde, después de su resurrección, explicó a dos creyentes las cosas que Moisés y los profetas habían escrito acerca de él (Lucas 24.27). Por último, Cristo prometió a los discípulos que el Espíritu Santo les enseñaría, lo cual garantiza que los libros del Nuevo Testamento fueron escritos libres de errores (Juan 14.26).
La Biblia es inagotable. Como un pozo que nunca se seca, la Biblia ofrece a los lectores agua de vida cada vez que la abren. Los hombres y las mujeres que han dedicado sus vidas al estudio de este libro maravilloso, reconocen que sólo han rozado su superficie.
La Biblia es indestructible. Durante siglos, muchos gobiernos y líderes han tratado en vano de destruir la palabra de Dios, o al menos restringir el acceso a ella. Pero, el libro más odiado de la historia sigue circulando y ganando almas para el Señor.
La Biblia es el medio que tiene el Señor para revelarse a la humanidad. A través de sus páginas, aprendemos cómo ser salvos y cómo agradar a Dios con nuestra vida. Por tanto, es una insensatez creer solamente en los pasajes que se adaptan a nuestra manera de ver al mundo, ya que toda la Escritura ha sido inspirada por Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario