"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

jueves, 14 de marzo de 2013

Los diez mandamientos del perezoso


1. Se nace cansado y se vive para descansar.
2. Ama a tu cama como a ti mismo.
3. Si vez a alguien descansando, ayúdalo.
4. Descansa de día para que puedas dormir de noche.
5. El trabajo es sagrado, no lo toques.
6. Aquello que puedas hacer mañana, no lo hagas hoy.
7. Trabaja lo menos que puedas, lo que tengas que hacer que lo haga otro.
8. ¡Calma!, nunca nadie se murió por descansar.
9. Cuando sientas deseos de trabajar, siéntate y espera que se te pase.
10. Si el trabajo es salud, que trabajen los enfermos.
La Biblia dice: “El perezoso desea y no consigue; el que trabaja, prospera” (Proverbios 13.4). El haragán es consumido por deseos insaciables porque nunca logra realizarlos. En cambio, el trabajador puede conseguir sus objetivos y encontrar la satisfacción. El apóstol Pablo escribió: “Cuando estuvimos con ustedes, les dimos esta regla: El que no quiera trabajar, que tampoco coma” (2 Tesalonicenses 3.10).
Dios nos dio dones, capacidades, sabiduría y fuerzas para realizar las tareas que nos corresponden. Es un privilegio honrar a Dios, beneficiar al prójimo y sentirse bien uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario