"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

lunes, 24 de febrero de 2014

Amor de Dios

Así hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor, y el que vive en el amor, vive en Dios y Dios en él
(1 Juan 4.16).

El apóstol Juan dice que “hemos llegado a saber”–, esto es, quedó claro para nosotros, que el amor divino habita en nosotros; y, después de saber eso, también lo comprendemos por la fe. El contenido de la confesión cristiana es nada más que el amor de Dios, manifestado en la vida encarnada y en la muerte sacrificada de Jesús.
“El que vive en el amor, vive en Dios y Dios en él. El habitar del Espíritu Santo es también el habitar del amor, que resulta en el amor fraternal. El hombre natural no lograr creer ni amar. En su estado caído y no redimido, él es ciego y egoísta. Solamente por la gracia del Espíritu Santo, que es el Espíritu de la verdad y cuyo primer fruto es el amor (Gálatas 5.22) es que alguien puede creer en Cristo y amar a los otros. La verdadera causa de todo nuestro amor es el hecho de que “Dios es amor”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario