"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

jueves, 13 de marzo de 2014

Los que aman a Dios

“Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”
(Romanos 8.28).

Tres verdades importantes:
Primera. Dios obra por nosotros en todas las circunstancias de la vida. Nuestro pasar por este mundo está hecho por montes y valles; alegrías y tristezas, éxitos y fracasos; errores y aciertos. Todas esas cosas “ayudan a bien”.
Segundo. Dios obra en todas las circunstancias para el bien de aquellos que lo aman. Pablo no dice que Dios obra para el bien de todas las personas, tan sólo para el bien de aquellas que lo aman. Vale lo que dice Juan: En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4.10).
Tercero. Dios obra para el bien de aquellos que lo aman, pero, conforme a su propósito y no conforme a nuestro querer. Dios tiene un plan eterno y perfecto. Ese plan no puede ser frustrado. Él lo llevará a cabo. Nuestra vida; el presente y el futuro están en sus manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario