"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

lunes, 17 de marzo de 2014

Paz

“Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz”
(Números 6.26).
 
Estas palabras forman parte de la bendición que recibía el pueblo de Dios.

“Jehová alce sobre ti su rostro”. Si Dios nos da la certeza de su favor especial y de su aceptación, esto nos llena de alegría y seguridad. Dice el salmista, “Tú diste alegría a mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto” (Salmo 4.7).
El fruto de este favor es la “paz”. En el hebreo, shalom significa mucho más que la ausencia de conflictos; incluye la idea de prosperidad, salud, gozo, bienestar total, y aun la salvación. ¡Qué bendición más rica que Dios ofrece a su pueblo si se mantiene santo y obediente! ¡Qué bendición que nos ofrece en Jesucristo si creemos en él! Otra vez, dice el salmista, “en paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado” (Salmo 4.8).

No hay comentarios:

Publicar un comentario