"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí"
Juan 14.6

lunes, 16 de junio de 2014

Salmo de consuelo

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente” (Salmo 91.1)

En el siglo XIX, el cólera tomó por sorpresa a toda Europa. Miles de personas vieron sus vidas truncadas por el potente virus. La receta médica fue descanso, buena alimentación y la ingesta de mucha agua. Un médico alemán no decayó frente a tantas muertes y solía prescribir el Salmo 91 como remedio. Él sabía que el Salmo no era capaz de matar al virus del cólera, pero estaba seguro de que todos necesitaban de la palabra de Dios. ¡Este es uno de los Salmos con la mayor dosis de consuelo! A través de él, Dios nos invita a abrigarnos bajo su sombra protectora.
El cólera no nos asusta tanto como en el pasado, pero los días actuales nos afligen con otros males. Todavía hay muchos peligros, enfermedades, agresiones y violencia. Desafortunadamente, no hay una vacuna capaz de inmunizarnos contra todos los males de la vida cotidiana. Esto significa que los problemas en la vida son inevitables.
Por esta razón, la prescripción del médico alemán todavía es muy conveniente. Leer el Salmo 91 nos trae la certeza de que Dios es nuestro “protector y defensor”. Así que, aunque la tragedia nos golpee, nada nos podrá separar del amor de Dios, que nos fue revelado bajo la sombra más refrescante de todas, esto es, bajo la sombra de la cruz de Cristo. Es bajo esa sombra que contemplamos a Cristo crucificado a nuestro favor. Estar bajo esa sombra es el lugar más seguro que necesitamos en nuestra vida.
El médico alemán prescribía que "aquel que vive bajo la sombra del Altísimo encara la vida sin miedo, aunque la ciudad se convierta en un depósito de cadáveres al aire libre", porque la vida eterna es el destino de todos los que se refugian “bajo la sombra del Omnipotente”. Tome este Salmo de consuelo con valentía, porque no hay ninguna contraindicación.-

MRF

No hay comentarios:

Publicar un comentario